Esta semana creo que sería muy interesante explorar la naturaleza del petróleo en Latinoamérica, sobre todo partiendo de lo que puede haber en común en nuestra región en cuanto al tema, además de que el conocer su peso específico en el mundo petrolero puede ser de mucha utilidad al momento de pensar lo que representa, sobre todo en términos del mercado de trabajos mundiales en la industria petrolera.

De acuerdo a un análisis publicado por Luisa Palacios, Latinoamérica ha sido históricamente un exportador neto de petróleo.  Desde los años 70 el petróleo ha sido la exportación más importante de la región, lo cual se ve aún más acentuado por la cercanía de Estados Unidos y su carácter de cliente más destacado, al captar alrededor del 50% de las exportaciones latinoamericanas.  Aunque pareciera que ésta es una relación que va en una sola dirección, es interesante ver que adquiere una naturaleza más bien bidireccional, ya que Latinoamérica capta el 39% de las exportaciones de productos petroleros de Estados Unidos.

Aunque la mayoría de los países latinoamericanos producen petróleo, estos difieren mucho en lo que se refiere a los niveles de producción y consumo doméstico. México, Brasil y Venezuela son los tres grandes productores de la región (de acuerdo al CIA World Factbook), lo que los convierte en algo así como los “productores de nivel A”. Estos países representan el 75% de las exportaciones y el 65% de la producción de toda la región.

Ecuador, Colombia,  Argentina y Perú son “productores de nivel B”, al representar un porcentaje mucho menor de la producción pero todavía tener una participación marcada si los consideramos en su conjunto. El resto de los países latinoamericanos tienen una producción petrolera sumamente menor, por lo que no figurarían en un análisis de la región en su conjunto. El único que quizá podría destacar es Bolivia, pero no precisamente por yacimientos petroleros, sino por el enorme potencial que representa en términos de gas natural.

Como se puede observar, estas relaciones son muy distintas si consideramos la diferencia entre el nivel de producción y la población y el consumo de cada país. Brasil y México tal vez se encuentren entre los dos grandes productores petroleros latinoamericanos, pero también son los países más poblados de la región (y de hecho son los únicos con más de 100 millones de habitantes). Esta relación se vuelve muy inversa en el caso de Venezuela, que tiene una producción relativamente alta si la comparamos con el número de habitantes.

Así que si consideras trabajar en algún momento en la industria petrolera latinoamericana, concentrarte en países productores “nivel A” o “nivel B” puede ser tu mejor apuesta para encontrar un buen empleo.

Fuentes:   The Petroleum Sector in Latin America, http://www.ceri-sciencespo.com/publica/etude/etude88.pdf

CIA World Factbook, https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s